05 febrero 2005

Abandonando WinMe, parte II

Acabé de respaldar toda la información (aproximadamente 15 GB) como a las 3 de la mañana del viernes.

Había que pararse a las 6:00am para ir a chambear, ni modo, es el precio de la fama.

Me llevé la PC a la oficina, donde el gran Masta me dio algunos tips, y con la asesoría técnica y soporte moral de Rafa González, jaló la formateada/instalación de Windows 2000 (al cuarto intento). Muchas gracias, amigos.

Ahora la PC casera puede ver directamente la iPod como un disco extraíble, por lo que la bajada del respaldo será trivial.
Hubiera sido interesante probar en WinMe si podría ver la iPod, resolviendo la duda de si la compatibilidad hacia atrás del USB 2.0 de My Precious es por el mismo protocolo USB o lo resuelve W2K.
Ni hablar, como aprendí en los Scouts, "hubiera" es la conjugación en pasado p*ndejativo.

Una vez en casa, lo primero fue habilitar la conexión a Internet e instalar el antivirus.
Pensaba que este último iba a ser problemático, por la experiencia de la última renovación de suscripción, pero fue sorprendentemente rápido.

Acto seguido, Windows Update y los "n" parches de seguridad...
Broncas con los parches de .Net, que aún no se resuelven. O_o

Tampoco he podido habilitar la tarjeta de sonido, pues hay varios drivers para la que tengo, y para adivinar cual es el bueno... seguiremos investigando.

1 comentario:

José Luis Romero dijo...

Una pesadilla, mulato... Una pesadilla. No sé como te embarcaste en esa onda. De haber estado yo en tu lugar la hubiera subido lo alto de la Torre Mayor y hubiera verificado la vigencia de la Ley de Gravedad. Otra cosa que es posible hacer es subastarla por E-Bay alegando que Britney Spears se quedó dormida encima del teclado (y que por eso vale mas). O bien, podría habérsela regalado al hermano del amigo de un señor... o bien...